Patatas Gratinadas con All-i-Oli

Patatas gratinadas con all-i-oliEl domingo hizo un bonito día, así que hicimos barbacoa, y para acompañar la carne unas patatas. Para hacerlas a la barbacoa, las puedes liar en papel de plata y echarlas directamente a las brasas, que quedan buenísimas o hervirlas con anterioridad y después ponerlas en la parrilla para que se doren.  Pues esta vez utilice la segunda opción, y lo que suele pasar en las barbacoas, te hinchas a comer y siempre sobra algo, en este caso  no fue la carne si no las patatas y algo de salsa all-i-oli. Como no están los tiempos para tirar, al día siguiente hice esta receta de patatas gratinadas con all-i-oli.

Ingredientes:

Patatas

Sal

Pimienta

Aceite

Salsa All-i-oli de Leche:

50 ml de Leche

2 Dientes de Ajo

Sal

Aceite de Girasol

Preparación:

1. Lavamos bien las patatas para quitarles la tierra, si fuera necesario las podemos frotar con un cepillito. Una vez las tenemos lavadas, las herviremos en el microondas, las ponemos en un bol, tapamos con papel film, hacemos un agujero con la punta del cuchillo y las hacemos a potencia máxima, 3 minutos por cada patata, es decir si tenéis 4 patatas medianas pues 12 minutos.

2. Una vez hervidas las patatas, las partimos por la mitad (con cuidado que queman), le ponemos sal, pimienta y un chorrito de aceite, y las pasamos por la parrilla o plancha, unos minutos por cada cara hasta que estén doradas.

3. Para el all-i-oli ponemos un chorrito de leche, los ajos y un poco de sal en el vaso de la batidora, trituramos todo bien durante un minuto (que no quede ningún trozo de ajo entero) y a continuación vamos añadiendo poco a poco el aceite sin parar de batir, hasta que se espese la salsa.

4. Cuando las patatas estén ya doradas, las ponemos en una bandeja de horno las untamos con all-i-oli y gratinamos. Listo!

Consejos:

Para estas receta de patatas gratinadas con all-i-oli, he utilizado salsa  all-i-oli de leche,  en vez de huevo, lo suyo sería hacerla como dice la palabra, solo con ajo y aceite pero es muy laborioso, hay que ligar la salsa a mano con el mortero y cuesta. Yo he optado por lo rápido, el huevo o la leche se utilizan para que la salsa ligue más fácilmente, yo prefiero la de leche porque cuando llega verano no me fio de comer salsas con huevo crudo y la leche es un buen sustituto, el sabor sigue siendo bueno lo único que su color es más blanco.  En cuanto al aceite os recomiendo de girasol o mitad girasol y mitad aceite de oliva, si solo le echáis aceite de oliva el sabor es muy fuerte y un poco amargo.

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *